Artículos

NUTRICOSMÉTICA: Los cosmecéuticos llegaron para quedarse, en el mundo son tendencia y ahora en Uruguay INNER los diseñó para ti.

Por Lic. Luciana Lasus

Detener el tiempo con los alimentos, del diccionario a la vida real

En el diccionario

La Nutrición Antienvejecimiento se define como aquella cuyo principal objetivo es promover la salud, prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida, protegiendo el cuerpo y la mente con las proporciones óptimas de nutrientes y la selección adecuada de alimentos naturales, integrales y orgánicos.

En el consultorio

Se aplica cada vez más en consultorios médico nutricionales, tiene base científica y no es tan difícil de implementar. Los nutrientes que cumplen funciones  anti edad actúan a nivel celular incidiendo de forma directa o indirecta en el proceso de envejecimiento.

LOS ANTIOXIDANTES previenen el desgaste y envejecimiento celular excesivo ante situaciones de alta demanda energética como STRESS, ENFERMEDADES CRÓNICAS, GRANDES EFUERZOS FISICOS O MENTALES, o simplemente el paso del tiempo.

Vitaminas y Minerales:

Cumplen diferentes funciones, son indispensables en el metabolismo de las proteínas y son antioxidantes.

Combinados y en cantidades adecuadas, ayudan , detienen mejoran  y optimizan el paso del tiempo en tus células generalmente acelerado por la edad, estrés, medicamentos, cambios hormonales, mala alimentación solo por nombrar algunos factores.

 Hialurónico y colágeno se destacan como protagonistas de la historia potenciando la nutrición celular . Claramente están integrados al mundo de la cosmética hace mucho más tiempo que a la dieta y han demostrado y corroborado su eficacia.

 

En la vida real además

Para encontrarlos en cantidades suficientes habría que agregar a un estilo de vida, en línea, o sea equilibrado y armónico: Frutos rojos, frescos, el más fácil de conseguir es el arándano e incorporarlo a la rutina. Bayas, de Gogi o Acai, se consiguen en tiendas especializadas o en alimentos funcionales diseñados especialmente con esos propósitos. Nueces, vegetales de hojas verde oscuro, tomates, boniatos y vegetales amarillos y naranjas, té verde, granos enteros, porotos de soja, pescado en especial salmón, yogur y cacao serían los básicos a incluir en la dieta: En forma sostenida y en cantidades adecuadas al resto de la alimentación suman para optimizar  los procesos naturales de mantenimiento de las células. Como todo proceso, no es cuestión de usarlas una vez y ver si funcionan, sino de agregarlas como elementos permanentes a la rutina diaria.

No frenan el tiempo, pero ayudan a contrarrestar las consecuencias cada vez más tempranas del ritmo vertiginoso en el que vivimos. Compensan la falta de sueño, excesos y déficits de nutrientes. No es necesario esperar a tener 40 para empezar.

foto-web

En tu vida desde ahora:

En cápsulas, conteniendo la cantidad y calidad de nutriente que cumple la función que toda mujer en algún momento necesita.

Los cosmecéuticos llegaron para quedarse, en el mundo son tendencia y ahora en Uruguay INNER los diseñó para ti.

Contienen nutrientes y sustancias que combinadas son poderosos antioxidantes y renovadores celulares, conocé los ingredientes que contienen las Fórmulas INNER :

  • Ácido Hialurónico: Fuente de hidratación

El ácido hialurónico es una sustancia natural sintetizada por el organismo  capaz de absorber hasta 3000 veces su propio peso en agua, hidratando y protegiendo las articulaciones, además de hidratar el colágeno de nuestra piel y suavizar las arrugas.

Al ser un producto sintetizado de manera natural por nuestro cuerpo (sustancia orthomolecular) minimiza el riesgo de efectos secundarios, pudiéndose aprovechar sus efectos terapéuticos a largo plazo y utilizarlo también como preventivo.

  • Colágeno Hidrolizado: El cemento del organismo

El colágeno es una proteína vital en la matriz estructural de la mayoría de los tejidos y órganos del cuerpo humano, es en general la sustancia más relevante del tejido conjuntivo

Otorga elasticidad y flexibilidad a tejidos como la  piel, articulaciones, huesos, músculos y tendones .

La capacidad de generar colágeno endógeno se ve sensiblemente mermada con el transcurso de la edad, apareciendo la necesidad de contar con aportes externos que compensen su falta.

  • Vitamina C: El antioxidante más antiguo

En el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Además, el cuerpo necesita vitamina C para producir colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas. La vitamina C también mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario para proteger al cuerpo contra diferentes enfermedades.

  • VIT A: Con A de Antiage

La vitamina A es una vitamina liposoluble que se encuentra naturalmente presente en los alimentos y  es importante para la visión normal, el sistema inmunitario y la reproducción. Además, ayuda al buen funcionamiento del corazón, los pulmones, los riñones y otros órganos.

Existen dos tipos: El primer tipo, la vitamina A preformada, se encuentra en la carne vacuna, carne de ave, pescado y productos lácteos. El segundo tipo, la provitamina A, se encuentra en frutas, verduras y otros productos de origen vegetal. El tipo más común de provitamina A presente en los alimentos y los suplementos dietéticos es el betacaroteno.

  • VIT E:  El antioxidante que no puede faltar

La vitamina E es un nutriente liposoluble presente en muchos alimentos. En el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres; compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía entre otras actividades. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

El organismo también necesita la vitamina E para estimular el sistema inmunitario a fin de que éste pueda combatir las bacterias y los virus que lo invaden. Ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y evitar la formación de coágulos de sangre en su interior. Además, las células emplean la vitamina E para interactuar entre sí y para cumplir numerosas funciones importantes.

  • VIT  C: El antioxidante más antiguo

En el cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres, que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presentes en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Además, el cuerpo necesita vitamina C para producir colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas. La vitamina C también mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario para proteger al cuerpo contra diferentes enfermedades.

  • N-Acetil Cisteína (NAC) : El precursor de antioxidantes más importantes

La NAC ayuda a reponer el glutatión, posiblemente el antioxidante más poderoso del cuerpo.  Por lo tanto, puede mejorar una variedad de condiciones de salud. Es valorada principalmente por su papel en la producción de antioxidantes.

Junto con otros dos aminoácidos, la glutamina y la glicina, la NAC es necesaria para hacer y reponer el glutatión.

El glutatión , ayuda a neutralizar los radicales libres que pueden dañar las células y los tejidos del cuerpo.

Es esencial para la salud inmunológica y para combatir el daño celular.

  • Té verde: El protector natural

El té se ha utilizado con fines medicinales en China y Japón durante miles de años.

Se promueve como bebida o suplemento dietético para mejorar el estado de alerta mental, aliviar los síntomas digestivos y los dolores de cabeza y promover la pérdida de peso. El té verde y sus componentes, incluido el 3-galato de epigalocatequina (EGCG), se han estudiado por sus posibles efectos protectores contra enfermedades frecuentes.

  • Zinc: La defensa más potente

El zinc se encuentra en las células de todo el cuerpo. Ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus que invaden al cuerpo. El cuerpo también necesita zinc para fabricar proteínas y  ADN, el material genético presente en todas las células.

  • Cobre: Mineral superpoderoso

El organismo usa cobre para llevar a cabo muchas funciones importantes, como producir energía, tejidos conectivos y vasos sanguíneos. El cobre también ayuda a mantener el sistema nervioso y el sistema inmunitario y activa los genes. El organismo también necesita cobre para el desarrollo del cerebro.

  • Selenio: Antiedad por naturaleza 

El selenio es importante para la reproducción, la función de la glándula tiroidea, la producción de ADN y para proteger al cuerpo contra infecciones y el daño causado por los radicales libres.