Alimentación

Sustitutos de comida

Los malos hábitos alimentarios adquiridos como consecuencia del ritmo de vida actual, provocan un elevado consumo de grasas y azúcares. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este consumo es el principal causante del problema número uno de la salud pública mundial: el sobrepeso y la obesidad.

En el Uruguay más del 50% de la población tiene sobrepeso y dentro de ese porcentaje, cerca del 20% son obesos.

Los programas de reducción de peso con mayor probabilidad de éxito, dividen la ingesta diaria en 5 o 6 comidas bajas en grasas y azúcares simples, pero completas en su contenido nutricional (proteínas completas, carbohidratos complejos, fibra, vitaminas, minerales).

Las personas disponen cada vez de menos tiempo para elaborar y seguir un régimen que incluya varias comidas diarias equilibradas nutricionalmente y con bajo contenido calórico. La ciencia desarrolló recientemente una generación de alimentos en polvo para preparar batidos llamados “Sustitutos de comida” o “Alimentos M.R.P.” (Meal Replacement Powder). Un batido sustituye a una comida completa, aportando el contenido nutricional necesario pero con bajas calorías.

Para comprender el aporte que esta categoría de alimentos sustitutos de comidas está realizando en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad, basta citar la edición de marzo del 2001 del Journal of the American Dietetic Association, donde se publicó el resultado de un estudio de un año de duración que comparó los efectos en el peso corporal de dos dietas diferentes. Una de las dietas incluyó el uso de alimentos sustitutos de comidas mientras que la otra fue una dieta tradicional hipocalórica. En los primeros 3 meses, ambos grupos experimentaron reducción significativa de peso. Luego de 6 meses, la mayoría del grupo que usó alimentos sustitutos de comidas continuaba bajando de peso mientras que la mayoría del grupo con dieta tradicional no mantuvo el ritmo de reducción de peso y en muchos casos volvió
a recuperar el peso perdido.